Desde su origen Paraíso Desigual ha colocado en su agenda el tema de la protección social como medida clave de mediano y largo plazo para la efectiva redistribución de la riqueza, los ingresos y la consiguiente reducción de la desigualdad. 

 

En 2017, pusimos a debate una propuesta técnica de renta básica universal, una especie de ingreso ciudadano, una forma de sistema de seguridad social en la que todos los ciudadanos o residentes de un país reciben regularmente una suma de dinero sin condiciones. El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales –ICEFI- elaboró una propuesta para Guatemala con la intención de oxigenar las discusiones sobre fiscalidad, políticas distributivas y protección social. 

 

A partir de entonces, el trabajo de sensibilización e incidencia de Paraíso Desigual ha enfatizado la urgencia de mitigar las manifestaciones más patentes de la desigualdad estructural en el país.

 

A la luz de la crisis sanitaria y económica que se ha agravado con la pandemia del COVID-19, la protección social y el ingreso básico garantizado han pasado de los márgenes al centro de la discusión política en el país y en el mundo. Creemos que este es el momento para impulsar medidas decisivas que apunten a transformar las vidas de las mayorías sociales en el país. Por eso, decimos:

Amatitlán-23.jpg
Amatitlán-19.jpg

Por esta razón desde Paraíso Desigual a propósito de la Ley de Rescate Económico a las familias por los Efectos Causados por el COVID-19 y en particular del Fondo Bono Familia, manifestamos lo siguiente: 

 

  • Consideramos que los programas de protección social y en particular aquellos que buscan garantizarle un ingreso mínimo a la población más vulnerable, son elementales para mitigar el impacto de la crisis sanitaria y económica actual; 


 

  • Debido a ello consideramos que el programa Fondo Bono Familia implementado por el Estado de Guatemala a través del Ministerio de Desarrollo Social aportará lecciones valiosas sobre el potencial de un ingreso mínimo garantizado para reducir la pobreza y la desigualdad en el mediano plazo; 

 

  • Pues concordamos en la priorización demográfica que propone el reglamento: personas en situación de pobreza, madres solteras u hogares monoparentales, adultos mayores, personas con discapacidad, personas con enfermedades crónicas y degenerativas, familias con niñas y niños en estado de desnutrición.

 

  • Que el mecanismo de acceso al #BonoFamiliaGT no permita hacer efectiva la priorización poblacional que el reglamento mismo de la ley estipula, ya que los beneficiarios deben contar con una conexión a la red de energía eléctrica. Según el censo de 2018, existen más de 388,675 viviendas sin acceso a la red de energía eléctrica, las cuales representan a la población que se encuentra en condiciones de mayor precariedad: pobreza extrema, niñez en condición de desnutrición crónica y aguda, etc. 


 

  • Que existen riesgos en materia de transparencia y de uso adecuado de los recursos aprobados, los cuales implican un considerable aumento de la deuda del país. 


Amatitlán-30.jpg
  1. Garantizar que todos los hogares que no cuenten con energía eléctrica puedan
acceder al Bono Familia, priorizando su
entrega a las mujeres del hogar.
     

  2. Facilitar el acceso de inscripción de los hogares sin luz. 
     

  3. Establecer un padrón único de beneficiarios. 
     

  4. No prohibir el acceso al Bono Familia a quienes ya reciban transferencias monetarias condicionadas. 
     

  5. Destinar cualquier saldo de este programa al fortalecimiento de otros programas del Ministerios de Desarrollo Social –Mides- y no al fondo común. 
     

  6. Diseñar una estrategia de seguridad alimentaria a mediano plazo para apoyar a los hogares más vulnerables. 

  1. Contribuir a difundir la información y los criterios de acceso a la población de áreas remotas del
país.
     

  2. Recopilar testimonios de cómo el programa Bono Familia está llegando a las familias. 
     

  3. Monitorear en zonas rurales la cobertura del programa Bono Familia, especialmente en hogares en situación de inseguridad alimentaria y con desventajas para acceder al programa. 
     

  4. Analizar los impactos que este ingreso mínimo garantizado genere en familias vulnerables y con niños y niñas en situación de desnutrición, con la finalidad de determinar los cambios que serían necesarios para que, en el futuro, los programas que busquen garantizar un ingreso mínimo puedan ser considerados mecanismos viables para erradicar la pobreza extrema y la desnutrición crónica y aguda infantil en el país. 

Descargá aquí la guía con toda la información general de #ProtecciónSocialYA y enterate de cómo tu familia, amigos y vos pueden participar y ser agentes activos de la lucha para reducir las desigualdades: 

Recurso 16.png

¡Contanos tu historia! Enterate cómo podés aportar y participar activamente desde tu casa, colonia, barrio, residencial, municipio o departamento

Amatitlán-32.jpg

Plataforma ciudadana que busca posicionar la desigualdad en el debate público y generar propuestas para reducir las profundas brechas que nos dividen.

Email: paraisodesigual@gmail.com

WhatsApp: +502 4658-6529

Suscribite al Fanzine

Paraíso Desigual © 2020